Alimentación, verano y Bongranade (III): deporte y fitness

La llegada del verano invita a disfrutar del ocio, de actividades al aire libre y de la práctica de deporte. De forma individual o colectiva, hacer deporte o realizar actividades de fitness durante el verano difiere de las mismas en otras épocas del año. Además de la consciencia del propio individuo sobre cómo realizar según qué actividad o ejercicio, hay que conocer cuándo se realiza y los niveles de esfuerzo que requieren. Por eso, os traemos el tercer monográfico de nuestra serie ‘Alimentación, verano y Bongranade’. Unas sencillas recomendaciones para que disfrutéis de la actividad física sin dejar de disfrutar del verano.

¿QUÉ OCURRE CUANDO HACEMOS EJERCICIO?

Durante la práctica de ejercicio físico la temperatura corporal aumenta de  forma significativa. Entre el 70% y el 80% de la energía que producimos  durante el ejercicio se disipa en forma de calor.  Para que dicho calor no nos afecte negativamente, nuestro organismo  dispone de distintos mecanismos para regular la temperatura, conocidos  como “mecanismos de termorregulación”.

Todo el esfuerzo físico, la pérdida de hidratación gracias al sudor producido y la temperatura ambiente, bastante superior a la media en cuestiones de humedad y temperatura ambiente, hacen que la práctica deportiva en verano sea, sobretodo, una sana práctica.

CUÁNDO HACER DEPORTE

Teniendo en cuenta que el verano se caracteriza por el calor es evidente que debemos aumentar las precauciones cuando decidimos salir a la calle a practicar cualquier deporte o ejercicio físico.

Las horas del día de mayor calor oscilan entre las 12 y las 16 horas, aunque lo recomendable es practicar deporte sólo por la mañana (entre las 7 a las 9 horas), o bien por la tarde-noche (desde las 19 a 22 horas), por ser precisamente las horas del día más frescas.

RECOMENDACIONES

Además de las recomendaciones realizadas en nuestros anteriores monográficos (hidratación y alimentación), recopilamos unos consejos para realizar actividad física en verano:

- El ejercicio físico implica un desgaste y un cansancio que sólo se puede compensar con el descanso adecuado. Evita hacer esfuerzos extra. Cuídate y duerme ocho horas diarias.

- Recuerda que es muy importante utilizar protección solar para hacer ejercicio físico al aire libre. No te confíes porque la piel tiene memoria. Puedes consultar con el dermatólogo para conocer qué grado de protección necesitas.

- Para mejorar tu aptitud física ante el deporte es fundamental tener un buen nivel de entrenamiento, una buena alimentación, una vida sana y un descanso adecuado.

- Uno de los deportes más recomendables para la época estival es la natación ya que además, es una actividad muy refrescante.

- Evita el tabaco porque produce unos efectos negativos sobre tu salud. El espíritu del fumador es contrario a la filosofía de la vida sana que tiene cualquier deportista.

- Utiliza ropa cómoda y calzado adecuado para hacer deporte, de lo contrario, el pie puede sufrir daños.

- Para tener un compromiso mayor con el deporte puedes quedar con un amigo para jugar un partido de tenis, por ejemplo. Una actividad de grupo es un aliciente añadido para todos aquellos que sienten cierta pereza para hacer deporte en verano.

BONGRANADE Y EL DEPORTE

El gasto de energía extra que supone realizar actividades deportivas en verano conlleva realizar un esfuerzo extra en hidratación y alimentación para nuestro organismo.

Además de las propiedades inherentes a la granada y el aporte en nutrientes de Bongranade, estaremos cuidando nuestro organismo de cara a la nueva temporada postveraniega. Nuestro producto, que tiene hasta tres veces más antioxidantes que el té verde, el vino tinto o el zumo de naranja debido a sus distintos componentes activos (ácidos fenólicos, flavonoides, taninos hidrolizables y punicalaginas), será un complemento ideal para tu día a día estival, garantizando un aporte extra de antioxidantes que nos permita disfrutar del deporte y del calor sin mermar nuestro organismo.

Fuentes: a, b y c